martes, 5 de febrero de 2008

Aquí estamos

Me gustan las personas, en general. Las observo e intento imaginar qué tipo de vida llevarán. Hoy en el autobús, he visto al anciano que acompañaba a su nieto, después de recogerlo del colegio, y que no hacía otra cosa que insistir para que se acabase la merienda; he visto a la ama de casa, cargada de bolsas y de arrugas (propias de su edad), que no paraba de mirar y remirar el tiqué de sus gastos y preocupaciones; he visto a la quinceañera con su mp3, que ha bajado antes que yo y que le estaba esperando su amigo con una sonrisa tierna; he visto al inmigrante, con su mono de trabajo, que no se ha sentado durante todo el trayecto; he visto a dos papás con gemelos, a un joven con maletas, al chófer, a ... a mí.

Me he visto a mí misma. He pensado en que en cada uno de ellos hay algo de mí, en que no somos tan diferentes y en que no logro entender porqué hay quienes rechazan sin escrúpulos, sin empatía. Si aquí estamos... y cabemos todos.