miércoles, 30 de abril de 2008

Un lunes cualquiera

El lunes por la tarde (un lunes como otro cualquiera) me dispuse a coger mi coche que lo tenía aparcado en una rambla cerca de mi casa. Mientras iba hacia él, de lejos, vi un montón de contenedores de esos de reciclaje que nunca antes habían estado allí. Me extrañó, pues estaban colocados en la zona peatonal y no entendí el propósito. La curiosidad hizo que me acercara y pude observar que todos estaban llamativamente decorados al detalle , cada uno de una manera distinta y singular.




Estaban colocados a distancia, a propósito y formando, talmente, una original exposición urbana.



Me decidí a echar unas cuantas fotos y, de paso, preguntar a una pareja (que también estaba fotografiando) por los autores de esas peculiares obras, pero ellos tampoco tenían idea de a quién o a quiénes pertenecían.




Para saber algo del tema, miré en internet, pero no encontré nada al respecto, así que se me ocurrió preguntar en el centro cívico del barrio y ellos sí me informaron de qué se trataba. Resulta que es una de las actuaciones que forman parte de la Exposición "Extra-barri. Intervencions d'art a Pardinyes", un nuevo proyecto artístico que se expande por calles y diferentes espacios con instalaciones y otras propuestas de jóvenes creadores de Cataluña.




Mediante planos, instalaciones en la calle, intervenciones en fachadas y escaparates, me comentaron que esta exposición quiere mostrar otros puntos de vista sobre las realidades que forman parte del día a día del barrio como el imaginario doméstico y el urbano, la interculturalidad y las relaciones con los otros.

Me parece una idea estupenda que se acerque el arte emergente a la ciudadanía y que nuestras calles y puntos comunes de la zona se conviertan, por unos días (entre el 25 de abril y el 11 de mayo), en una singular sala de exposiciones.

Así que, desde aquí, felicito a las entidades organizadoras, a los jóvenes creadores invitados, a los vecinos, asociaciones, comerciantes y a todos aquellos que, de alguna manera u otra hayan colaborado, y les animo a continuar con iniciativas de este tipo que tienen el objetivo de propiciar el diálogo entre el arte y la vida cotidiana (yo, como transeúnte, estaré encantada de encontrarme con ellas un lunes cualquiera).

¡Chapó!