miércoles, 9 de abril de 2008

Dichosa guerra del agua

Un amigo de un amigo mío propone que, ante la sequía que amenaza a Barcelona, todos los turistas (que no son pocos) hagan el favor de llevar una botella de su propia tierra y viertan "el petróleo del futuro" en cisternas colocadas estratégicamente en el aeropuerto, estaciones y lugares turísticos, como gesto simpático de solidaridad.

La verdad es que la guerra del agua entre políticos está servida y, según leo en los periódicos, el pulso ,entre ellos, sigue en las mismas (es decir: buscar culpables en vez de soluciones).

Yo, realmente, ni entiendo de los beneficios y los contras del hipotético trasvase (para eso están los técnicos) ni me apetece posicionarme pues da la casualidad que tengo el corazón partido entre las dos provincias afectadas. Llevo muchos años viviendo en una ciudad a orillas del río Segre (tantos que me siento más de aquí que de ningún otro sitio) y he vivido, durante siete años, en la ciudad condal (años que me han dado la oportunidad de conocer esta encantadora ciudad "cosmopolita"). Lo que sí es cierto es que el agua de esta última tiene mucho que envidiar a la de la primera, en calidad, me refiero, pues en una puedo beber del grifo directamente y en la otra la bebía embotellada porque la de la canilla era insufrible.

Lo que verdaderamente es preocupante es que a los barceloneses se les cierre el grifo (a los barceloneses y a cualquiera), que con el supuesto trasvase se haga un daño inmenso a los ecosistemas (como defienden los ecologistas), que a los payeses les afecte en sus conreos y que, por encima de todo, los pobres nos peleemos mientras los ricachones (que muchos de ellos lo son por haber gastado mucha agua amasando cemento) se bañen en sus piscinas, jueguen en sus campos de golf y quieran ir a divertirse al "supermegaproyecto de Las Vegas de los Monegros" (que sí, que dará muchos puestos de trabajo, ya lo sé, pero es que el complejo se instalará en pleno "desierto").

No, si a este paso nos tendremos que lavar con toallitas húmedas. ¿Alguien entiende algo de las "altas esferas"?

(Este grafiti está justo en frente de las compuertas del río Segre en Lleida. No creo que su autor lo hiciera en relación al tema pero, cuando lo he visto, con mi confusión aguada, me ha dado por pensar en la dichosa guerra política y mediática)