lunes, 30 de junio de 2008

Robo vital

Foto de cucutrash


Aparqué el coche cerca del paseo marítimo de Barcelona. Tuve suerte, esa tarde di con el sitio a los cinco minutos, pero tuvo que ser en "zona azul". Sólo faltaban tres cuartos de hora para que fuera gratuito así que el sablazo fue soportable.

Busqué la máquina para pagar, eché un euro con sesenta, puse el tique en el salpicadero y cerré el coche.

A la hora y media volvía de dar un paseo cuando vi que el pestillo estaba levantado y estaba segura de haberlo cerrado. Miré por la ventanilla y vi uno de los respaldos de los asientos traseros bajado y una de mis bolsas en el asiento de al lado rota y con los papeles de su interior desparramados.

-Me han robado la maleta- dije. Abrí el capó y así fue. Mi maleta no estaba, se la habían llevado.

Después de unos minutos de rabia e impotencia había que reaccionar. Llamé a "los mossos".

-Tiene usted que acercarse a la comisaría para poner la denuncia. Venga con el coche para poder cerciorar los hechos.- Me dijo "una mossa" muy amable.

Una vez en la comisaría, me tomaron los datos y me señalaron una sala donde esperar hasta que me llamaran para tomarme declaración de lo ocurrido.

Delante de mí, sólo una pareja pamplonica a la que le habían hurtado la cartera. Dos horas de espera inexplicables dieron para mucha conversación y para aumentar la mala leche.

Después de una queja verbal por semejante tiempo perdido, llamaron a los navarros. Mi turno se aproximaba cuando apareció en escena una mujer de unos treinta y cinco años embarazada, nerviosa y acompañada de su hijo que no debía de pasar de los diez.

- Quiero denunciar a mi marido.- Fueron sus primeras palabras. Se me pusieron los ojos como platos.

El niño se sentó en la butaca que había a mi derecha y la madre enfrente. Al minuto irrumpió en la sala un hombre como un gorila de grande, rapado, moreno de piel, con una camiseta de tirantes que dejaba ver un gran número de tatuajes. - ¡Mi marido, es mi marido!- dijo ella .

El ambiente se volvió tenso, la mujer se levantó del asiento, el niño se puso a llorar y, en décimas de segundo aparecieron cuatro agentes que rodearon al individuo que manifestó - Yo también quiero denunciar a mi mujer.-. La escena me resultó tan incómoda que me pareció ficción. Acaricié el brazo del niño, mientras le dije en voz baja - Tranquilo.- Me miró e imaginé cuántas veces habría presenciado números como aquél. Sentí pena e impotencia.

- No voy a poner la denuncia.- Concluyó la madre. Los policías insistieron en que se sentasen pero la mujer dijo no tener miedo y salió por la puerta con su niño y su "gorila".

Al rato me llamaron. Tomé asiento en un despacho donde, durante media hora, relaté los datos del robo, los daños del vehículo y la lista de objetos substraídos.

Salí de la comisaría. Me dispuse a coger mi coche y vi, de refilón, a la madre embarazada, a su hijo de unos diez años y al "gorila", todavía en la acera, supuestamente, hablando. Aún sin maleta y con la puerta forzada, me sentí afortunada. Mi robo sólo era material, el del niño, vital.

12 comentarios:

Ichidichi dijo...

Cuestión de mala suerte. Tu robo y el del niño (pobrete, qué penica me ha dado).
Unos con penas y otros con alegrías, así es.(Me refiero a la selección española. Qué pasa, que no lo viste? Si esto es histórico!!!).
Besos.

Landahlauts dijo...

Bufff!!
Me has dejado un mal cuerpo...

Uno dijo...

Una pena lo del crio. Poco se puede decir al respecto.

Espero que el seguro al menos te abone algo por el robo.

Saludos

P.D. Me encanta como lo has escrito. Enhorabuena.

bornne dijo...

Ichidichi, eso es, la suerte (favorable o no) es la que marca muchísimas veces nuestro destino. Todas esas veces que las cosas suceden sin poderlas controlar.
(Y sí, vi el partido pero, como tú bien dices, como ha sido algo histórico se va a hablar de ello hasta la saciedad. ¿Para qué más? Ellos jugaron bien y la buena suerte, también les acompañó)
Petonets.

Landahlauts, el mismo que se me quedó a mí cuando lo presencié. Hecho un asco, ¿verdad?
Saludos.

Uno, y una injusticia.
El seguro no sé si me abonará, ojalá, pero, aunque eso pase, se llevaron cosas personales que no hay dinero que lo pague. ¡Qué cabritos!
Me alegro mucho que te haya gustado el redactado.
Muchas gracias.

VanoS dijo...

Exclnt artículo el que has escrito. Qué rabia debió de darte, en fin... coge la parte de humor de todo esto - con tu permiso - pagaste para la zona azul y encima te roban!!
Best regards

bornne dijo...

¡Bienvenido Vanos! Me alegro mucho de encontrarte por aquí y de que elogies mi artículo. Se agradece.

Ya vés cómo se las gastan en tu ciudad adoptiva (si sólo fuera en ella, ¿verdad?).

Pues sí, mucha rabia por tanto abuso.

Lo de la zona azul (je, je,...) ya lo había pensado, ya: me dejan hasta sin bragas, gasto tres horas entre pitos y flautas, con escenas de alto riesgo incluidas y, todo ello, por el módico precio de un euro con sesenta. Barcelona: ciudad de la aventura.

Gracias, de nuevo y un abrazo.

diariodeunamujersola dijo...

hola...perdona que me atreva a escribir pero casualmente es un tema que a mi me afecta muy directamente...no soy aquella mujer pero si lo fui....lastimosamente es un circulo vicioso en el cual las unicas victimas reales suelen ser los hijos....ms hijos vivieron escenas desesperadas que con los años han ido olvidando...((eran muy pequeños))hace un tiempo discutia sobre esto y muchas personas se sorprendieron con lo dura que era mi postura,con las mujeres que soportaban malos tratos....pero es que para mi victima es alguien a quien le ocurre o le provocan un daño imprevisto por la misma......luego cuando esto se convierte en ritual o rutina considero que tan culpable es el agresor como el cosentidor....ya que por el hecho de consentir,esta potenciando que sus hijos se vean afectados por el mismo problema psicologico......de agresor o sumision.....pero es un problema que tiene dificil solucion muy dificil....ya que las leyes y ayudas sociales,a estas familias no son suficiente....no lo son.....perdona,es solo mi opinion...y lo de tus maletas... suerte....besos

Alex dijo...

Joeeeeeeee que doble marrón sin comerlo ni beberlo!!! tomo nota que me voy de vacaciones este viernes al norte con el coche y las maletas iban a estar día si día no en su sitio, es decir, en el maletero!

Los malos tratos son muy desagradables, yo mismo oigo a mis vecinos a las tres de la mañana zumbándose a saco, una vez al mes mas o menos (ahora ya no tan frecuentemente, parece que andan calmados), pero no se quien sacude mas de los dos (ella es enorme y él un enano), y ambos se han puesto el uno al otro las maletas en la puerta más de una vez... ya se apañarán, nunca se me ha pasado por la cabeza llamar a la policía, ni nunca lo haría (por estos vecinos, me refiero).

Pero bueno, historias de esas tristes hay un huevo, las ha habido y las habrán, ánimo a la gente que pueda poner punto y aparte a ese tipo de situaciones,ya sean hombres, mujeres, niños, homosexuales, lesbianas o hermafroditas, ya que los malos tratos no entienden de sexo, donde los llaman allí acuden, con toda su cruda realidad!

Cambio de tema que se me pone mal cuerpo!

Me voy a poner Fear and Love de Morcheeba que me pone las pilas y me cambia el semblante!

Venga, a refrescarse como buenamente podáis!

Besos!

BarakKhazad dijo...

:-(

joer... qué mal rollor...

pues sí, dicen por ahí que el tiempo es lo más valioso que nos pueden robar... también está el amor, la ilusión, la inocencia, la niñez...

bornne dijo...

Diariodeunamujersola, comparto tu opinión totalmente y siento mucho que lo vivieses en primera persona. La parte positiva es que acabó y que, aunque cueste olvidarlo, de ello también habrás aprendido. Como dices, la primera vez es culpa del agresor, la segunda, de los dos (qué fácil parece desde aquí, pero es la pura realidad). Admiro tu valentía en reconocerlo y espero que seas muy, muy feliz. Muchas gracias por tu comentario y bienvenida.

Àlex, cómo me alegra verte por aquí de nuevo. Chico, espero que tengas mejor suerte con las maletas que yo y sí, ándate con cuidado no te vayan a fastidiar "les vacances". Lo de tus vecinos, ya vés, durará hasta que ellos quieran y tú, mientras, a soportarlo, qué lástima.
Una abraçada i bon estiu (¡Morcheeba, qué buenos, me gustan mucho!).

Barakkhazad, en general, ¿por qué nos complicaremos tanto para una vez que se vive? Sí es verdad, el tiempo es lo más valioso que tenemos... y no nos damos cuenta. Bienvenido y muchas gracias.

diariodeunamujersola dijo...

holoa bornne.....gracias por visitarme me hizo mucha ilu.....la verdad...cuando miro atras.....pienso que aun me queda mucho por aprender y entender....pero que si quiero ver la luz en este mi mundo.... he de abrir ventanas y puertas.....y gritar al mundo que estoy viva!!....y eso ya me hace feliz gracias besitos

bornne dijo...

Di que sí. En definitiva, a todos nos pasa igual, intentamos aprender y entender. Cada uno con sus experiencias.

Y eso, ¡¡a vivir que son dos días!!

Muchos besitos para tí y gracias, también.