miércoles, 25 de noviembre de 2009

C'est la vie


7:30 de la mañana. Vuelvo a despertar sin planes. El día se presenta como ya hace bastantes. Demasiados. Dos meses sin apenas actividad, buscando entretenimientos que me permitan no pensar en exceso sobre mi situación.

Me tomo la primera pastilla del día, el protector, me caliento mi café con leche y me siento en el sofá. Enciendo la tele, me entero de cosas del mundo y, casi también como cada día, minimizo mi estado.

Al rato, como algo y dos pastillas más.

Abro ventanas y dejo entrar aire nuevo. Hago la cama mientras veo, de lado, el montón de ropa que ha ido creciendo en la banqueta. Recojo la taza, la meto en el lavavajillas y poco más.

Un rato de música, o de lectura, o de series, o de internet, o de nada… según.

Me ducho, me visto y empieza mi paseo matutino como desde hace unas semanas, justo desde que los vértigos y la inestabilidad disminuyeron. Fin del trayecto en casa de mis padres o, como cosa esporádica, con alguna amistad. El mejor momento del día. Como con ellos. Siguiente pastilla y despedida.

Deshago mi camino y paseo de vuelta a casa, mientras el dolor de cabeza hace la bienvenida, cómo no. Lo voy conociendo y, aunque no me gusta nada, poco a poco voy viéndole algo bueno. Antes no me dejaba ni un momento, me tenía aprisionada a cualquier hora del día o de la noche. Ahora me da tregua, sobre todo por las mañanas.

Llego a casa. Echo de menos las sesiones de rehabilitación. Desde que el dolor de cabeza se estancó, me han hecho descansar, sin toqueteos. Pero los echo en falta y mi contractura también. Hoy me duele el lado derecho de la nuca, ayer las paletillas y antes de ayer las lumbares… La intensidad no es la misma del principio pero el dolor persiste así que enchufo mi esterilla de calor e intento relajarme unos minutos.

Un rato de música, o de lectura, o de series, o de internet, o de nada… según.

Empieza a sonar el teléfono. Pongo al corriente a los que se preocupan por mí de los lentos progresos, cosa que les agradezco mucho, pero me canso. Mi cabeza dice basta y, casi también como cada día, desconecto móvil y fijo. Silencio.

Tomo mi siguiente pastilla, otro protector. Ceno y dos pastillas más.

Recuerdo que mañana debo bajar al garaje a ver si mi coche sigue ahí. Un coche que continúa oliendo a nuevo y al que, desde que tuve el accidente, no le tengo su justa ilusión. Mañana.

Me meto en la cama y pienso, e intento no pensar. Y me repito: paciencia, paciencia y más paciencia. La vida viene como viene. Hay que pelear pero, también, saber aceptar. Podía haber sido peor. No hay más.

9 comentarios:

todavia dijo...

Ay Bornee querida, pues que te paso??

Paciencia, paciencia... se que suena facil decirlo desde tan lejos y sin tener que pasar por lo que pasas, pero es un deseo sincero: Pronto estaras mucho mejor.

Merce dijo...

Poquito a poco... cada día una cosa más...
Mientras tanto ya sabes que por aquí andamos.

Muchos besos.

Food and Drugs dijo...

Vaya, lo he leído pensando que se trataba de un relato, aunque ya decía yo que estaba demasiado bien para ser inventado.
Espero que te recuperes completamente.
Un abrazo muy fuerte.

Uno dijo...

Bornne como todos los anteriores y los que me seguiran, deseo que ese "descanso" al que te ves obligada a tomar sea muy transitorio.

Espero todo vuelva a la normalidad, a la vieja normalidad. Mientrás tanto buscale al lado positivo a la rutina actual, intententa disfrutar en la medida en que te sea posible. Aprovecha el exceso de tiempo y libre y aprecia las pequeñas cosas.

Aunque sea en la distancia, tienes a una legión de gente que se preocupa por ti y te quiere.

Besotes

Landahlauts dijo...

Paciencia. Sé que es muy fácil decirlo y que luego el día a día se puede llegar a hacer insoportable pero, no hay otra cosa que se pueda hacer.

Busca algo que te pueda entretener... no sé, escribir, hacer fotografías... alguna de esas cosas para las que nunca encontrabas tiempo.

Y espero que en muy poco tiempo este periodo sólo sea un recuerdo de una época oscura en tu vida.

Petons.

Baldanders dijo...

Hola Bornne, quizás le guste saber, que hay gente que ni siquiera ha visto en su vida, pero que la echaban de menos y le desean lo mejor de este mundo.


Un fuerte abrazo

bornne dijo...

¡¡Muchas gracias a todos!! De verdad que es un placer encontraros por aquí. :)

Sigo mejorando y eso es bueno.

Todavia, mala pata que tuve... Me compré coche y al mes me dieron dos golpes en 24 horas (ninguno culpa mía y en uno de ellos, por suerte, no estaba yo dentro). Me verían "cara diana", qué vamos a hacer... :)

Merce, por aquí se dice mucho "A poc a poc i bona lletra" (Poco a poco y buena letra). Intentaré, a ese mismo ritmo, ir pasando por vuestras casas. :)

Food, seguro que hubiera estado mejor si hubiese sido inventado. :)
Y eso espero, que no me quede mucha secuela.

Uno, han sido muchos días seguidos con mucho dolor que no me dejaba hacer nada (¡qué mal, por dios!) y la mejoría la veía lejos.
No sé si será una legión pero el que se preocupen por mí y me quieran es impagable. :)

Landahlauts, la cabeza quería correr pero el cuerpo no me dejaba... Parece que se han ido poniendo de acuerdo.
Voy viendo la luz... :)

Baldanders, no sólo me gusta, me llena y me emociona. :)

Un abrazo gordo para todos y gracias por vuestros ánimos.

Manu... dijo...

Como todos los demás espero que solo aprezcan mejorías en tu vida, ya está bien de pasarlo mal, de todas formas, de esas situaciones parece que no saldras nunca, pero al final se sale, lo he visto muchas veces.

Animo.

Luna Azul dijo...

Vaya Bornne lamento esto que nos cuentas. He estado desaparecida de estos mundos blogueros y cual es mi sorpresa al leerte. Como bien te dicen todos paciencia.
Un besazo preciosa