martes, 29 de julio de 2008

Canal du Midi

Foto de bornne


¡Muy buenas! Aquí estoy de vuelta (je, je,...y sí, enterita aunque con algún que otro morado, de diversos golpes sin importancia, y alguna llaga hecha con las cuerdas de amarrar en la mano, por no acordarme de los guantes en su momento) para explicaros el viaje.

Ha sido una experiencia muy gratificante y muy recomendable. Aunque también muy intensa y muy laboriosa. Los paisajes preciosos y, en general, la gente, muy, muy amable.

Después de la instrucción (algo breve) cogimos el barco, en Port Cassafières y empezamos nuestro itinerario hacia Capestang. Los inicios fueron de risa pues el barco hizo tantas eses que parecía capitaneado por ebrias. Pero conseguimos hacernos con él y su manejo fue paulatinamente mejor. El truco estaba en equilibrar constantemente el timón. Dar la orden y a continuación la contraorden. El barco tarda en reaccionar hacia el lado que quieres dirigirlo, así que hay que anticipar constantemente dichas órdenes. Una vez, visto lo anterior, el volante a penas lo mueves, a no ser que haya que maniobrar.

En seguida llegaron las esclusas hacia arriba (es decir, pasábamos de un canal inferior a otro superior. En mi opinión más difíciles que las de bajada). Las tres primeras bastante bien pero, al llegar a la cuarta, tuvimos el susto del viaje. Tuvimos la mala suerte de dar con un esclusero muy desagradable y poco solidario que, en vez de ayudarnos, nos lo complicó. La manera que nos explicaron de pasar las esclusas funcionó en las primeras (que eran pequeñas y el desnivel aceptable). Mi amiga salía del barco unos 100 m antes, avisaba al esclusero o esclusera, esperaba a que yo entrase con el barco en la esclusa, le lanzaba las dos cuerdas con las que lo sujetábamos (una delante y la otra detrás), la esclusa se llenaba de agua y, cuando alcanzaba el nivel del siguiente canal, se abrían las compuertas). Pero esa técnica (que nos explicaron en la instrucción) no servía para las esclusas grandes y con amarres de muro. Me explico. La cuarta esclusa, justo antes de entrar en el puerto de Béziers, nos cogió de sorpresa (por novatas). Nos dispusimos a repetir la misma operación que en las anteriores. Mi amiga bajó del barco, habló con el esclusero y le dijo (como a todos) que éramos primerizas, por si hacía falta echarnos un cable. El señor se negó y dijo que no nos iba a ayudar porque simplemente teníamos que sujetar las cuerdas. Sencillo para él que estaba harto de verlo pero muy mala sombra tuvo con nosotras. El problema vino en que entré sola a la esclusa, que me pareció enorme, e intenté lanzar la primera cuerda, pero la pared era altísima y me fue imposible. El esclusero, sin esperar a que estuviese sujeta, empezó a llenarla de agua y pasé momentos de miedo pues el barco, con la fuerza del agua entrante, iba de un lado a otro y yo me veía de cabeza adentro. Mi amiga, también asustada, no podía hacer mucho pues no podía coger las cuerdas e, impotente, sólo podía mirarme desde lo alto (ella no tenía que haber salido del barco pero no lo supimos hasta ese momento). No sé cómo logré hacerlo, pero al darme cuenta de que los amarres eran hierros que iban del suelo hacia arriba, paralelos al muro, logré engancharme a uno y, con el barco totalmente en diagonal, pude estar sujeta hasta subir completamente el nivel. Es cierto que nosotras no teníamos experiencia pero el esclusero se portó muy mal. A parte de no comentarnos nada de los amarres de pared, hizo entrar el agua sin haber sujetado el barco, cosa que no hizo nadie en las 24 esclusas que pasamos.

En fin, después de esa esclusa en la que lo pasamos francamente mal, nos acobardamos un poco pues después venían las siete esclusas seguidas de Fonséranes. Decidimos hacer un alto en el camino, visitar Bèziers y coger fuerzas para el día siguiente.

Lo primero que hicimos, nada más despertarnos y desayunar, fue ir a inspeccionar en bici lo que se nos venía encima para decidir qué hacer. Allí, conocimos a un francés jubilado que, al explicarle nuestra última esclusa, se ofreció a acompañarnos a pasar las siete y, cómo no, aceptamos su generosa ayuda. Él pilotaba y nosotras nos ocupábamos de la sujeción. Todo de maravilla.

A partir de ahí, nos volvimos a relajar y pudimos disfrutar del resto del viaje. Después de Fonséranes, y ya solas, el paisaje se volvió más y más bonito. Más naturaleza y los pueblos, encantadores.

Llegamos a Colombiers y decidimos, por falta de tiempo (pues teníamos que hacer el mismo itinerario de vuelta), llegar a Capestang en bicicleta (pues con ellas, íbamos más rápidas que con el barco. La velocidad media de la nave era de unos 15 km/h).

Por no extenderme mucho, el viaje lo he resumido en la presentación de abajo. Espero que os guste y que disfrutéis de las fotografías. Recomendar a quien quiera ir que vaya con tiempo (nosotras sólo estuvimos cinco días y se nos hicieron cortísimos; cuando más empezábamos a disfrutar, tuvimos que regresar) e ir, mínimo, tres personas (una de capitán y las restantes para amarrar, sujetar y ayudar tranquilamente).

Dejamos el barco y nos acercamos en coche a Carcassone, que nos quedaba a unos 75 km y hubiera sido nuestro destino de llegada con el barco si hubiésemos tenido más tiempo. Una ciudad medieval preciosa en la que, todavía hoy en día, siguen viviendo unos 120 habitantes. Hay muchísimo comercio (casi demasiado, para mi gusto), entre restaurantes y artesanos, y las murallas (de unos 3 km de longitud), junto con las casas, las torres, las fortificaciones y la catedral de St. Michel, se conservan perfectamente.

Para mí ha sido una experiencia muy bonita y enriquecedora. Tanto es así que espero volver a hacer algún otro recorrido fluvial como éste. Espero que os animéis porque, realmente, vale la pena.




16 comentarios:

adam dijo...

¡Que envidia!

Parece una muy buena experiencia.

El reportaje fotografico muy bonito y muy completo.

Sois la mejor publicidad para esta experiencia.

Uno dijo...

No puedo resumir en pocas palabras mi felicidad y disfrute por esta entrada.

Me alegro mucho por lo bien que lo habeís pasado (escluseros hijos de Le France, aparte).

Fenomenal el video, muy currado, y el texto. Muy mono el barco y una maravilla los paísajes y las fotos que lo trasmiten.

Sólo un comentario más... ibais "una morena y una rubia hijas del pueblo de Le Espange"...¿cúal serías tú?

Saludos

Anónimo dijo...

Viendo las fotos ( a la 1:20 de la mañana porque no puedo dormir) ahora si que digo que no me muero sin hacer un viaje así. Que pasada! Bueno guapa ya lo comentaremos en persona, supongo que te haces a la idea de quien soy, sino: piensa, piensa.

Ichidichi dijo...

Impresionante viaje!!!!
Yo tampoco pienso perderme un viaje así, me ha encantado.
Vaya reportaje nos has hecho!!!!Todo muy bonito y lo mejor de todo que lo habéis disfrutado mucho aunque se haya hecho corto, lo bueno siempre se hace corto!!!
Ah!!!y vaya con el exclusero, eso eso!!! hijo de la france.....
Me ha encantado!!!Super bonito.
Ichidichi

Maripolsilla dijo...

Vaya reportaje,.... supermegachuli!! Me ha gustado mucho mucho... (quieres decir q no te equivocaste de profesión?).
A ver si pronto nos escapamos por ahí y matas ese gusanillo de haber estado mas días...
Pq no te sacas la licéncia de barco??,... te compras uno y lo tenemos en invierno amarrado y en verano recorremos el mediterráneo,... no estaría mal no? Ahora que ya has probado!!!!

liluli dijo...

Precioso!!! Solo viendo el reportage que nos has preparado, ya te entran unas ganas tremendas de tomar un clase de 30 min, y enbarcarte en esta aventura... Tener que llevar el rumbo del barco, subir i bajar exclusas, sin la ayuda de nadie, es una aventura en todo regla.. jajaja!!!Me da un poco de yuyu, pero creo que lo tendre en cuenta para otras vacaciones. Me a parecido precioso, a demas de que ma ha transmitido mucha trankildad, y el hecho de que vas a tu rollo sin la hora en el "culo", ver lo que quieres i cuando quieres... Muy muy bien!!!

Hasta la proxima!!!
Saludos..

liluli

Ana LL dijo...

Vaya 13 minutos me has hecho pasar... Entre la música y los paisajes... Has conseguido transportarme allí. Lástima no haberlo hablado antes de ir, porque te aseguro que me hubiera ido con vosotras dos! Tan sólo tenía que dejar al niño con mis padres (que por otra parte hubieran estado encantados). Qué lástima! Bueno otro día será!! MUchos besos

bornne dijo...

Bueno, bueno... muchas gracias por vuestros comentarios a tod@s. Siento responder un poco tarde pero he estado unos días en Andorra y la vuelta estaba prevista para ayer pero, después de una tormenta espectacular, la frontera quedó cortada y no hemos podido salir hasta las 9 de la mañana de hoy.

Adam, bienvenido y sí, ha sido una experiencia muy buena. A ver si te animas y lo compruebas tú mismo (En cuanto pueda, me acercaré a conocer tu blog "Aprendiendo a vivir..."). Gracias, de nuevo.

Uno, me alegro mucho de que te haya gustado. Je, je,... y sí, como dice la canción, "una morena y una rubia". ¿Yo?... No sé, no sé si presentarme... Bueno, qué más da. Soy la rubiales. Un abrazo.

Anonima, te conozco bacalao... Eso de "no me muero sin..." me suena. Hazlo que te gustará (y si me invitas repito con gusto). Espero que lo del no dormir haya sido pasajero. Besotes.

Ichidichi, gracias, bonita. Toda una aventura que ha merecido la pena vivirla (y, aunque coincido contigo en que lo bueno parece que pasa más rápido, realmente, fueron pocos días). Besitos.

Maripolsilla, ¿¿supermegachuli?? Joer, no te lo había oído nunca (que pijo te ha quedado, ¿no?... Me ha hecho gracia de tí, guapa). Me alegra que te haya gustado la presentación (no sabes lo qué me costó... mi ordenador ya no está para estos trotes y se me colgaba cada vez que añadía algún elemento. Un tostón, pero lo pude acabar. Quería enseñároslo como fuese). Muchos besos.

Liluli, vaya sorpresón que me has dado con tu comentario (y encima, en castellano...). Te lo agradezco muchísimo, de verdad. Sí, una de las cosas que más me han gustado ha sido eso, el poder ir a tu aire (aunque tienes que tener en cuenta el horario de las esclusas para organizarte un poquito). Un abrazo.

Anall, ¿¿no me digas que hubieras venido?? No sabes cuánto lo siento. ¡¡Ahhhh, qué rabia!! De verdad, qué rabia. Bueno, no volverá a pasar. Ya lo apañaremos en otra ocasión, ¿vale?. Muchas gracias y hasta muy prontito.

Saludos a tod@s.

Luna Azul dijo...

Bornne bienvenida, un placer tenerte por aquí de nuevo.
Precioso como has narrado tu viaje y una gozada ver el vídeo.
Qué envidia!!! aunque no sé yo si eso de las esclusas me hubiera gustado mucho.
Un abrazo muy fuerte preciosa

Anónimo dijo...

Hace ya algunos días que hemos llegado y por fin llega mi primer comentario, suelo visitar el blog a menudo pero lo de escribir…me da más pereza pero como se que le hace mucha ilusión ahí van mis palabras:
Aunque sea coprotagonista del viaje, la verdad es que Bornne lo organizo todo (si las agencias de viajes lo supieran se la rifarían, y no sólo las agencias…porque es fantástica, así que tod@s los que hayáis descubierto su blog, tenéis ante vosotr@s una grandísima profesional en su trabajo y lo que es más difícil, mejor persona) Y no sabe cuánto se lo agradezco. Por esas fechas andaba un poco triste por circunstancias personales…pero entre esclusas, paisajes, claritas, paseos en bicicleta, charlas, muchas charlas, mensajes externos…y la vida que es surrealista, volví con una sonrisa que mantengo a día de hoy.
Gracias Bornne por tus valores, y por estar siempre ahí, en los buenos y en los malos momentos. Por enseñarme a ser fuerte, por ser un ejemplo, por escuchar, por aceptar mis errores y darme consejos…por ayudarme a ser mejor.
A vosotr@s si os apetece esta salida…Aprender a navegar, navegar sin prisa, encontrar otros barcos, puentes cada vez más pequeños y largos, esclusas (una aventura) detenerse (todo un aprendizaje) pasear por las orillas del canal, visitar los pueblos en bicicleta…admirar el paisaje, disfrutar de la calma, del silencio y de la compañía. Os aconsejo por lo menos una semanita y un mínimo de tres para estar más tranquil@s.
Buen veranito
Dolo

Merce dijo...

Vaya, pedazo de viaje, y encima emocionante, hasta con su dosis de riesgo...:-)...tiene buena pinta desde luego...que te sea leve la vuelta...

bornne dijo...

Luna azul, muchas gracias. Seguro que te gustaría. Lo de las esclusas no es difícil pero tuvimos la novatada. Ya digo, para evitar sustos, la primera vez, mejor ir alguno más. Besitos.

Anónima-Dolo, ¡¡compañera de crucero!!, no sabes cuánto me alegro de verte por aquí (je, je,... aunque te hayas hecho de rogar). No veas, chiquilla, me has dejado sin palabras ante tanto halago... (que ya será menos). Te agradezco tus muestras de cariño y, ya sabes, que es mutuo. Cuando quieras, repetimos, ha sido una gozada haberlo vivido contigo y espero que esa sonrisa te acompañe durante muuuucho tiempo. Molts petons, bonica.

Merce, tal cual. Recomendable del todo. Todavía me quedan días hasta que vuelva a la rutina, por suerte. Muchas gracias y saludos.

Breuil dijo...

¡Bienvenida! Ya se te echaba de menos. ¡Qué bien que hayas disfrutado tanto! Hoy he podido ver el video enterito... ¡dan ganas de irse ya mismo!
Saludos calurosísisisimos.

bornne dijo...

Breuil, muchas gracias, guapa.

Este mes voy a estar y no estar porque me han salido más planes que en todo el año... Nada, que he decidido que me apunto a un bombardeo.

¡Un besazo!

Anónimo dijo...

Solo puedo decirte que en estos momentos, después de leer esta maravillosa aventura que has vivido, “¡ LA ENVIDIA COCHINA ME CORROE...!” Es una aventura que hace muchos años que la voy proponiendo, pero a mi alrededor no hay nadie que la secunde. De modo que no pierdo la esperanza de que la próxima vez que la hagas me lleves junto a tu mochila, ya sabes que me adapto a todo. Sigue así, me encanta como llevas esto del blog... ¿Quieres decir que no te has equivocado de profesión?
Una “sucursal de Lina Morgan”

bornne dijo...

"Sucursal de Lina Morgan", ¡ja, ja, ja,...! Inconfundible. ¡Qué ilusión leerte! Muchas gracias.

Pues, fíjate tú lo que son las cosas, nuestra querida gallega también está loca por ir (fue ella quien me habló de ello), así que, nena, esto hay que hablarlo muuuy seriamente.

Me alegro de que te guste el blog (hay días mejores y días peores, depende de la inspiración), a ver cuando me sorprendes y te puedo decir lo mismo.

Muchos besos, guapa.